Y… #sucedió!

Por Ana Pascual

Soy deportista desde que tengo uso de razón. Practicando deporte aprendí muchísimos valores que hoy en día forman parte de mi vida, el más importante; la autosuperación.

Estos valores me ayudaron a superar mi timidez, mis complejos, a ser mejor deportista, mejor trabajadora, mejor amiga…en definitiva; a CRECER como persona.

En este afán superación surgió la idea de hacer un Ironman cuando empecé a practicar triatlón, allá por el año 2009. Para mí era un sueño, de esos que tienes en una lista de cosas que te gustaría llegar a hacer en tu vida…

Fueron pasando los años y me encontré con muchos obstáculos (la mayoría de ellos eran miedos). Pero el año pasado decidí dar el salto, y tras haber hecho 8 medios Ironman, me inscribí en mi primer Ironman, o triatlón de distancia doble Olímpica, en Vitoria.

El día 10 de julio cumplí un sueño y fui ‘finisher’ del triatlón de Vitoria de distancia Ironman. Me hace ilusión compartirlo porque para mí fue la mejor y más enriquecedora  experiencia que he vivido.

Es probable que hayáis leído muchas crónicas de diferentes triatlones de distancia Ironman.

Mi objetivo no es resumiros lo que viví en Vitoria hace unos días; sino aprender de todo aquello y daros algunos consejillos que quizá os sirvan para afrontar una prueba de este tipo.
Insisto en que yo no soy entrenadora, ni nutricionista; pero sí que es cierto que llevo un tiempo en este deporte, y espero que mi experiencia os pueda servir para los objetivos que os planteéis.
Una prueba de este tipo se empieza a preparar mucho antes.
Obviamente dejo aparte el entrenamiento. Para ello es necesario un entrenador que sepa compensar cargas y planificar de forma adecuada vuestra temporada.
A lo que me refiero cuando digo que debe prepararse antes, es a que para mí, la hidratación, preparación psicológica y planificación al detalle de la prueba, empiezan unas dos semanas antes…
El día anterior a la prueba es bastante ‘estresante’. Recoger dorsales, preparar el material, ultimar detalles de alimentación e hidratación.
Os recomendaría que fueseis a la charla técnica que suele ser el día previo.
Está claro que si llegáis a una prueba de este calibre ya tenéis experiencia suficiente para saber lo que se debe o no se debe hacer, pero siempre hay detalles a los que debéis estar atentos que son característicos de cada competición.
La noche anterior se duerme poquito o al menos no se descansa como se debería, ni en horas ni en calidad de sueño.
Es conveniente que estéis en boxes 45´antes del cierre de los mismos. Siempre puede surgir algún imprevisto que os ponga más nerviosos (ej: rueda pinchada)

Y… .¡Vamos al lío!

NATACIÓN (3.800metros)

– Vaselina en el cuello y axilas, evitamos roces con el neopreno que pueden hacer que nos amarguemos el resto de la jornada con el escozor del sudor.
– Aceite/vaselina al final de las mangas y perneras del neopreno, para podéroslo quitar con mayor facilidad.
– Gafas de natación con la cinta elástica en diagonal a nuestros ojos. ¿Esto por qué? Evitaréis que se os deslicen las gafas y os entre agua.
– La salida de chicos y chicas en estas pruebas suele ser conjunta.
Yo me llevé unas cuantas ahogadillas, así que os recomiendo apartaos a una esquina, independientemente de vuestro nivel de natación; y dejar que se ‘peguen’ los demás 😉
Si aun así os veis agobiados, calma, poco a poco la gente se irá separando y podréis nadar más tranquilos.

TRANSICIÓN 1 (Natación- Ciclismo)

Os recomiendo utilizar un culotte con badana ciclista y un maillot de ciclismo.
La badana hará que no sufráis por las molestias del sillín de la bici y en el maillot os cabe comida u otras cosas que necesitéis transportar en la bici y para las que o tendréis más espacio.
Siempre hay valientes que van con tritraje, yo los admiro pero no soy capaz. ¡Comodidad ante todo!

CICLISMO (180 km)

Es el segmento en el que nos vamos a pasar más tiempo, pero en el que menos suele sufrir la gente.
– OJO: Las pulsaciones, potencia y todos aquellos parámetros que controlen nuestro rendimiento en bici, harán que luego seamos capaces de correr en la carrera a pie.
En este sector nos solemos encontrar fuertes, pero nos puede pasar factura en el tercer segmento.
– Hidratación y comida: Aquí tenemos que aprovechar para ‘comer’ todo lo que podamos.
Los geles yo los reservaría para la carrera a pie.
En la bici nos es más fácil masticar y asimilar nutrientes que nos aportan las barritas, sandwiches, plátanos, gelatinas, etc.
• Hay dos vías de asimilación de carbohidratos (me lo explicaron en IND).
La vía por la que se absorbe la glucosa y la vía por la que se absorbe la fructosa. Intercalad trocitos de plátano, que aporta CH y no satura la vía de la glucosa, puesto que está compuesto por fructosa principalmente.
• Para quitaros la sensación de hambre, que no desaparece con las barritas; lo mejor son pequeños sandwiches hechos por vosotros mismos o los que os den en los avituallamientos.

• Bebed e hidrataros. NO todo tiene que ser agua.
Si sólo bebéis agua, conseguiréis hidrataros, pero no compensaréis la pérdida de sales minerales.
Una pastilla de sales cada hora y alternar bebida isotónica y agua, son dos normas básicas, sobretodo si hace calor.

Bici

TRANSICIÓN 2 (Ciclismo – Carrera a pie)

Yo me cambié, tanto los pantalones como la camiseta.
Para mí es primordial ir cómoda, pero hay gente que corre con trishort y no tiene problemas, esto va un poco a gusto, con lo que hayáis entrenado las transiciones es con lo que debéis competir.
Importante poneros vaselina en axilas, banda del pulsómetro, pezones…si sois propensos a las rozaduras.
Mi piel es extremadamente sensible y siempre me pongo.

CARRERA A PIE (42 km)

Este segmento es, desde mi punto de vista, el más duro, pero el que os acercará a meta 🙂
– Calma, no intentéis coger un ritmo de alguien que no sea cómodo para vosotros. Son muchos km y lo podéis acusar más tarde.

– Es difícil que corráis al ritmo al que habéis hecho las transiciones.
Lleváis km acumulados en las piernas.
No os obsesioneis con ritmos y coged un ritmo ‘crucero’ que os permita terminar la carrera con garantías.
– Geles e hidratación.
Puede que os den alguna molestia estomacal, es mejor que entrenéis antes en alguna tirada larga.
Si tenéis angustia al final, intentad comer algún trocito de plátano y de isotónico y sales.
– Los últimos km se hacen duros. Planteaos pequeños objetivos, de 5 en 5 km, de 1 en 1, lo que podáis.
Al final se llega a meta. ¡Os lo prometo!

Y como recomendación final, os puedo decir que el día de la competición es un premio a todo el esfuerzo de estar meses preparando una prueba así.
Intentad disfrutar cada minuto porque pasa muy rápido; y no dejéis de sonreir porque lo agradecerán vuestros supporters y vosotros mismos.
Hasta en los momentos más difíciles se puede sacar una sonrisa.
Os puedo asegurar que es una experiencia inolvidable, en la que se tienen multitud de sentimientos y emociones. Mi respuesta a si merece la pena tanto esfuerzo sería: SIN DUDA.

A por ello!! #hazquesuceda 🙂

carrera a pie

Ana Pascual
@cabotet
Hazquesuceda.wordpress.com



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *