La salsa de tomate para pizza perfecta

Para pizza y para pasta, porque esta salsa casera es absolutamente ideal, súper saludable y súper sabrosa.

 

RECETA

Ingredientes

  • 2 kg Tomates rojos (maduros) ó 2 botes de 400 gr c/u
  • Cebolla mediana
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de Ajo picado
  • 1 cucharada sopera de Vinagre balsámico o de manzana (es opcional pero le da ¡¡un sabor!!)
  • 1 cucharada sopera de orégano seca  (o un puñadito si conseguís fresco que es lo ideal)
  • 1 cucharada de postre de albahaca seca ( o 10 hojas de Albahaca fresca)
  • 1 cucharadita de pimienta negra molida
  • Sal (al gusto y dependerá también de si usas tomate de bote, que ya lleva sal)
  • 1 pizca de endulzante (azúcar, sacarina, miel, stevia, panela…)
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico (no es indispensable pero es el truco de muchos chefs para corregir la acidez incluso sin usar endulzante)

Preparación

  1. Lavamos y secamos los tomates. Los escaldamos en agua para quitarles la piel fácilmente. Una vez hayamos quitado la piel, los troceamos. Podéis directamente usar botes de tomate enteros o troceados.

  2. Picar la cebolla bien la cebolla y el ajo.

  3. En una cazuela ponemos el aceite de oliva a fuego medio. Echamos la cebolla la cocinamos a fuego bajito para que no se nos queme, hasta que la veamos pochada y trasparente.
  4. Añadimos ahora el ajo y cocinamos un para de minutos más.
  5. Agregamos ahora el tomate ya troceado y mezclamos bien con la cebolla y el ajo.

  6. Añadimos 200 ml de agua, la sal, el vinagre, y las especias. Integramos todo y tapamos.

  7. Cocinamos 25 minutos a fuego medio, removiendo cada 5 minutos aproximadamente, para que no se nos pegue.

  8. Una vez pasado este tiempo, la salsa habra reducido. Ahora vamos a corregir la acidez del tomate. Añadimos ahora un poquito de endulzante, puede ser azúcar, pero nosotras solemos poner edulcorante, miel, stevia… una opción más saludable. Además, agregamos 1 cucharadita rasa de bicarbonato sódico, así completamos de matar la acidez del tomate.
  9. Probamos y rectificamos de sal y de dulzor. Cocinamos unos 10-15 minutos más, para que quede espesa y muy sabrosa.
  10. Retiramos la salsa del fuego. Podemos consumirla así para acompañar pasta, arroz, pescados… o podemos licuarla para usar como salsa para pizzas.
  11. Rellenamos los botes con la salsa de tomate y dejamos destapados hasta que se enfríen totalmente. En la nevera la salsa aguanta 5-7 días. Si queremos congelar los botes dejaremos un espacio de dos centímetros hasta el borde, ya que al congelarse el líquido aumentará su volumen y de este modo evitamos que el frasco reviente.

Esperamos que te hay gustado la receta y la pongas en práctica ^^