Pizza con base de atún 

Una pizza sin gluten, ligera y que no te deja hinchada por horas. Es alta en proteínas y la puedes hacer de lo que más te guste.

No necesita horno

Hemos pensado en todo el mundo y hemos probado a hacerla sin horno, directamente en una sartén al fuego, y como puedes ver, sale más que perfecta ¡No tienes excusas para no probarla!

¡Sin glutén! ¡Baja en carbohidratos!

Para hacer la base no vamos a usar harinas refinadas, vamos a usar lino molido, que nutricionalmente se considera grasa y fibra, no hidrato de carbono. Además aporta un ligero sabor a pan.

Si no tienes lino

Si no tienes por casa, podrías sustituir el lino por almendra molida, o por una harina que suelas usar. Si la quieres sin gluten, tendrías que usar harina de maíz (harina pan, maicena…), harina de garbanzo, harina sin gluten. Si no eres intolerante, puedes usar harina de avena, de esbelta, de trigo… trata que sea una harina integral para hacerla lo más saludable posible.

No te pierdas el vídeo con la receta paso a paso

 

RECETA

Para la base

140 g de atún al natural escurrido
10 g de lino molido (puedes sustituirlo por harina de: almendra, maíz, garbanzo, avena, trigo integral…)
20 gr de queso rallado
1 cda de salsa de tomate casera
½  cdta de pimienta negra molida
1 cdta de oregano molido
½  cucharadita de ajo en polvo
1 cdta de cebolla en polvo
½ cdta de sal

Como Topping

Salsa de tomate casera
Queso rallado
Jamón serrano
Albahaca fresca

 

Enjuaga el atún con abundante agua sobre un colador fino. Escurre muy bien para quitarle toda el agua. Con este paso conseguimos que la base quede más firme, retiramos el exceso de sal, y el sabor del atún resulta mucho menos fuerte, así que la base no nos sabrá prácticamente a atún.

En un procesador, pon el huevo, el atún, el lino y las especias. Tritura bien. El lino hace que la base quede más firme y con un ligero sabor a pan, además, aporta fibra y omega 3. Pero si no tienes en casa lino (linaza) molido ni semillas que puedas moler, puedes usar las harinas que te hemos puesto en los ingredientes.

Agrega por último la salsa de tomate casera.

Corta un papel vegetal en un círculo que cubra la base de una sartén grande. Pon el papel sobre la sartén.

Extiende la masa sobre el papel que tienes sobre la sartén y reparte bien, dandole forma de pizza y asegurandote que tiene el mismo grosor por toda la superficie.

Lleva al fuego y cocina unos minutos, cuando veas que va adquiriendo firmeza, coloca otro papel de horno igual que el anterior sobre la pizza y gira la base con ayuda de un plato.

 

Retira el papel de arriba y cocina ahora por la otra cara, hasta que la base esté firme.

Es hora de poner la salsa y los toppings elegidos.

Tapa la sarttén con una tapa que la cubra por completo y cocina unos minutos más hasta que el queso esté fundido.

Puedes cocinarla direcamente en el horno, o simplemente darle unos minutos de gratinado a última hora para que el queso quede crujiente.

Esperamos que te hay gustado la idea y la disfrutéis en casa.

Aquí puedes ver nuestra receta de salsa de tomate saludable ¡ideal para pizzas!

Recuerda contarnos en comentarios o en nuestro Instagram qué te ha parecido si la pones en práctica 😉