Si de pequeñas nos llegan a decir que comer legumbres podía ser así de fácil, nuestra infancia hubiera sido mucho mejor.

Y es que de pequeñas, nos costaba muchísimo comer potajes y todo lo que tenía que ver con legumbres. Pero realmente, las opciones con estos alimentos ¡son infinitas! Hamburguesas de lentejas, humus, brownies, panes, salsas…
Con un poco de imaginación, podemos comer legumbres de manera sana, variada y deliciosa.
Hacer estas tortillas con harina de garbanzo ha sido todo un acierto 😉

IMG_4909 

La harina de garbanzo se puede comprar hecha en supermercados ecológicos, zona Bio de grandes superficies, herbolarios… O, podéis hacerla en casa con una Termomix u otro tipo de picadora potente. Nosotras la hemos hecho con un simple molinillo de los de café. Hay que hacerla de poco en poco, pero se hace fácil y rápido, y además, un molinillo de café es ¡muy muy barato!
Una vez hecha, lo ideal es tamizarla, por si nos ha quedado algún trocito de garbanzo.
Ah! Los garbanzos se meten crudos en la maquina, no cocidos.

Ingredientes

30 gr de harina de garbanzo
100 ml de agua
Sal marina o sal rosa
1/2 cdta de comino molido ( opcional)
1 cdta de linaza molida (opcional)
1 cdta de aceite de oliva virgen

Procedimiento

1. Ponemos en un bol la harina, la sal, el comino, la linaza y el aceite de oliva.
2. Añadimos la mitad del agua y removemos bien para integrar todos los ingredientes.
3. Ahora, agregamos el resto del agua y volvemos a mezclar. Si han quedado grumos, podemos pasar la mezcla por la batidora un momentito.
4. Calentamos una buena sartén antiadherente, echamos una gotita de aceite y la extendemos con la ayuda de un papel de cocina. La sartén debe estar caliente pero no mucho.
5. Ahora vertemos la mezcla y la extendemos rápidamente, haciendo girar la sartén hacia los lados, o con el dorso de una cuchara. Es importante que la mezcla no quede toda el en centro, porque no queremos una tortilla pequeña y gorda, queremos una tortilla fina y de un tamaño suficiente como para poner algo dentro.

FullSizeRender

6. La cocinamos a fuego bajo. Una vez veamos que está firme, de damos la vuelta con cuidado y volvemos a cocinar por la otra cara. Debe estar al menos 2 minutos por cada lado, para que la harina esté cocida y no quede cruda.
7. Una veamos que ya está lista, subimos el fuego y la doramos un poco por cada cara.
8. Retiramos y rellenamos antes de que se enfríe del todo.

IMG_4904

Recordad rellenarla de alimentos saludables y ligeros, para que siga siendo una receta adecuada a vuestra dieta.

Nuestro relleno esta vez ha sido de:
Lechuga
Tomate
Pollo a la plancha
Salsa ligera de queso
Cilantro

FullSizeRender_1

La salsa de queso la hemos hecho con 1 cda sopera de queso fresco batido 0% materia grasa, y una cda sopera de queso crema 5% materia grasa. Desde que descubrimos esta salsa es de nuestras favoritas, queda un sabor estilo “sour cream”, es decir, como una salsa de queso suave, con un punto ácido, como de yogur. ¡Está buenísima!

Recordad que tenemos un post con la lista del supermercado, para que veáis dónde solemos comprar los ingredientes que más usamos.

Esperamos que os haya gustado y os animéis a probarla 🙂

Ani y Sara