Qué hacer para mantenerse en forma durante las vacaciones

 

¿Qué es lo primero que os viene a la cabeza cuando escucháis la frase “mantenerse en forma”? Seguro que una sensación de aburrimiento y de tener que esforzarse por algo. Y si esa frase la escucháis en vacaciones es aún peor, ¿no? 😉

Nosotras hemos querido compartir nuestros truquitos para ayudaros a disfrutar a tope en vacaciones, sin olvidar que se puede comer bien y conseguir un equilibrio que nos permita divertirnos “manteniendo nuestra forma”, sin echar a perder todos los meses que hemos trabajado para llegar bien al verano.

FullSizeRender

 

  1. ¡Cambia tu rutina!

¿Cuántas veces nos hemos propuesto apuntarnos a un gimnasio en vacaciones para aprovechar el tiempo libre?

Las vacaciones son para relajarse y no estar estresado pensando en “debería hacer esto o aquello”.

Hay muchas cosas que podemos hacer para ejercitar nuestro cuerpo y disfrutar al mismo tiempo: Visitar parques, practicar senderismo, ciclismo, kayak, snorkel, tomar clases de baile, etc.

Si eres de los que se tiran media hora al sol para ponerse negro, tírate sólo 30 min y el resto nada en la piscina o en el mar o simplemente pasea por la playa. ¡Eso ya es hacer ejercicio!

¿Quieres ir a comprar un helado o algo rico para hacer una cenita con amigos? Coge una bici y úsala como medio de transporte.

Pero si te gusta mucho el gimnasio y quieres seguir disfrutando de él en vacaciones, te proponemos hacer ejercicios diferentes a los que sueles hacer. Prueba a cambiar tu rutina durante los días de descanso, o meterte en una clase de esas a la que nunca te has atrevido a entrar. Así tu mente sentirá que ha hecho un “paréntesis”.

¡La regla de oro cuando uno está de vacaciones es jugar y divertirse! Explora las posibilidades que tiene tu ciudad o el sitio a donde viajes.

  1. ¡Recuerda comer sano sin obsesionarte!

Como sabéis, a nosotras nos encanta la comida. Probar nuevos platos y descubrir alimentos ricos allí donde viajemos es uno de nuestros mayores placeres en vacaciones, pero tenemos una “lista mental” de aquellas cosas que sí o sí debemos seguir comiendo incluso estando de vacas, para poder mantener nuestro equilibrio nutricional.

Los desayunos son “casi” sagrados. Estemos donde estemos, intentamos que los desayunos sean siempre bajos en calorías y equilibrados, incluyendo siempre proteínas (huevos, claras, jamón, etc), carbohidratos (avena, pan integral, fruta, etc.) y una porción pequeña de grasas saludables (aceite de oliva, aguacate, frutos secos, etc)

Si nos vamos de hotel intentamos mantener esta norma, y sólo nos la saltamos el último día, pudiendo ese día disfrutar de alguna pieza de bollería o un trocito de tarta, como premio por habernos portado bien. Ya sabéis que también hay que dar descanso a la mente y dejar que el paladar disfrute, al menos el 10% del tiempo.

IMG_0327

 

Se puede tener de todo y por eso, cuando hay algo que se sale un poco de lo que habitualmente comemos, lo disfrutamos sin culpa, pero sabiendo que en otra comida del día tendremos que compensar comiendo más sano.

IMG_1922

Además, muchas veces decimos: “Me encanta esta tarta. Como estoy de vacaciones voy a ponerme las botas. Ya haré dieta al volver” ¡Eso es un error! ¿Crees que hace falta comerte media tarta para disfrutarla? ¡Claro que no! Cuando te vayas a meter un trocito de tarta en la boca piensa que ese trozo lo vas a disfrutar muchísimo y que no hace 🙂 Así a la vuelta de vacas no tendrás que hacer ningún propósito de dieta porque no te hará falta Es mejor disfrutar siempre con equilibrio, que a trompicones, teniendo que hacer grandes esfuerzos en determinadas épocas para bajar de peso.

  1. Camina y explora.

Estamos hartos de escuchar por todas partes que hay que caminar para estar bien. A veces puede ser aburrido porque conocemos a la perfección el trayecto hacia el trabajo, el supermercado, el cine, etc . En vacaciones tenemos una oportunidad de caminar descubriendo nuevos lugares. Allí donde viajes, explora los rincones de la ciudad caminando. Es el mejor turismo que podemos hacer y la forma de descubrir cosas que de otra forma no podríamos.

  1. No te preocupes. ¡Ocúpate!

¿Cuántas veces hemos escuchado la frase “Carpe Diem”? ¿Y cuántas la hemos cumplido? Ahora es un buen momento para empezar. Aprovecha cada segundo de tus vacaciones y olvídate de la vuelta al trabajo y de lo que “deberías hacer” al volver. El momento presente es lo único que tenemos, así que no te preocupes y ocúpate en disfrutar de todo. Mira bien a tu alrededor. Seguro que hay mil cosas que pueden sacarte una gran sonrisa y hacerte sentir bien.

Nuestra salud y nuestro estado físico también quieren disfrutar de las vacaciones. ¿Cómo? Recibiendo mimos y cuidado por nuestra parte. Así que no os olvidéis de ellos. Ya sabéis que podemos cuidarnos y divertiros mucho al mismo tiempo.

A partir de ahora… ¡¡Equilibrio y Carpe Diem!! 😀

  IMG_2289



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *