Permanecer motivado para bajar de peso

Por Patricia Ramírez

Bajar de peso es un objetivo complejo. No es tan fácil como seguir una dieta, porque los estados emocionales también participan. Empezar un régimen puede parecer sencillo, pero mantenerte motivado durante todo el tiempo cuesta más.

¿Por qué nos superan las tentaciones, por qué nos abandonamos y cedemos ante lo que nos perjudica y va en contra de nuestros intereses.

Las personas nos guiamos por placeres, y cuanto más inmediatos son, mejor. El cerebro tiene incluso su propio sistema de recompensa, a través de la serotonina. Este neurotransmisor se libera cuando realizamos actividades placenteras. Y comer es una de ellas. El azúcar estimula la liberación de serotonina, y con ello, nos sentimos bien. La renuncia de un dulce, un trozo de pizza, o cualquier otro plato suculento cargado de calorías es un esfuerzo superior, ya que implica dejar de disfrutar del ahora para conseguir un objetivo a largo plazo. Y el largo plazo no atrae tanto como la felicidad presente. Nos cuesta mucho tirar de reflexión en lugar de dejarnos llevar por lo fácil, que es atender a nuestros impulsos y deseos.

Además, los hidratos de carbono, que son los alimentos con los que solemos romper las dietas, producen un efecto muy placentero en nuestro cerebro. Hay una relación bidireccional entre alimentos y estados emocionales. Nuestra tristeza o frustración nos hacen elegir elementos calóricos, con azúcar, para sentirnos así más felices y compensar esa pena. Y los alimentos que comemos también nos modifican: la cafeína estimula, el azúcar es un energizante, la comida sana nos hace sentir bien con nosotros mismos, etc.

La motivación desparece cuando dejamos de pensar en lo que nos conviene, en nuestro objetivo, para solo centrar la atención en lo que apetece.

Para no perder la motivación en tu objetivo, solo tienes que no perderla de vista, ¿cómo? Aquí te dejo siete consejos:

  • ¡Que no te coja el toro! Elabora los menús con antelación y haz la compra para disponer en casa de todo lo que necesites. Es fácil romper tu dinámica si ves que no tienes fruta, verdura o alimentos que estén en tu dieta. Y no compres cosas que no deseas comer. Tenerlas a la vista y al alcance es un exceso para tu fuerza de voluntad.

 

image3

 

  • ¡No eres un muelle! No hace falta que respondas sin pensar cuando sientas hambre, gula o ganas de comer por aburrimiento. Dale una oportunidad a tu sistema reflexivo. Primero identifica qué sientes, ¿es hambre o es aburrimiento? Si es hambre, trata de comer un yogur, una pieza de fruta o cualquier otra elección que te haga sentir satisfecha y responsable. Si es aburrimiento o tristeza, tu salud no tienen la culpa de ello. Así que no te maltrates. Busca otra actividad con la que calmar la ansiedad. Sal a dar un paseo, hazte un té tranquilamente, haz estiramientos, respira o permítete una pausa.

 

image4

 

 

  • ¡5 minutos! Cinco minutos son suficientes para darte cuenta de que el impulso hacia la comida, desaparece. Si nada más sentirlo, lo refuerzas, es decir, te levantas y acudes a la nevera como si no hubiera un mañana, tu cuerpo y tu mente aprenderán esta respuesta. Y siempre te pedirán lo mismo. Entrena la paciencia con cinco minutos de espera. Si pasado este tiempo, lo sigues deseando igual, actúa.
  • Disfruta la comida sana. Elabora recetas distintas, se creativa, incluye alimentos nuevos, prepara platos atractivos a la vista, al olfato y al gusto. Si comes todos los días lo mismo, carne y verdura a la plancha y una triste ensalada, no aguantas ni una semana.

 

image2

 

 

  • ¡Momento zen! El acto de comer en sí puede ser un momento divino. Tómate tu tiempo, siéntate a la mesa como si tuvieras invitados, pon platos, vasos y una mesa bonita. Tú mereces cuidarte y ser amable y tener detalles contigo. No engullas, disfruta de los placeres de comer. Saborea.

 

  • Lleva siempre encima un tentempié permitido: un puñado de frutos secos, un termo con tu té favorito, una pieza de fruta. Así no tendrás la excusa de picar snacks porque no encontraste nada sano.

image7

 

 

  • No abuses de tu fuerza de voluntad. Tiene un tope. Elige un día o un momento a la semana en el que puedas permitirte romper tu dieta. Una cena romántica, una salida con amigas, un día de cine, el que tú quieras. No lo rompas a lo grande, pero date el gustazo de tomar tu copita de vino, un postre o un plato más calórico, y disfrútalo mucho. Permítete este capricho solo si has ido cumpliendo con el plan establecido durante la semana.

 

 

 

image6

 

 

Lo peor que puedes hacer cuando rompes un régimen es machacarte con que no tienes fuerza de voluntad y decirte cosas como que nunca serás capaz de perder peso. Trata de comer de forma sana no solo para adelgazar, sino para convertirlo en tu filosofía de vida. Y piensa que es un objetivo a largo plazo, así que si lo rompes, no pasa nada, tienes todo el tiempo del mundo para conseguirlo.

image1



10 Comentarios sobre “Permanecer motivado para bajar de peso”

  • Chicas este mensaje de motivación más la historia de Ani en Instagram, son las mejores herramientas para continuar con más fuerzas en este camino, no es fácil pero sé que se puede…muchas gracias por compartir tantooooooooooo. Un abrazo.

    • Hola Melida,

      Nos alegra que te haya gustado y que te pueda servir de ayuda. Nosotras también hemos pasado por ese momento en el que decidimos cambiar, y sabemos que, muchas veces, es difícil.

      Un beso

  • A mi lo que me puede es la ansiedad 🙁
    Hay que ver lo fácil que es engordar y lo difícil que es adelgazar…

    Vuestras palabras animan mucho. Gracias por dedicar vuestro tiempo a aconsejarnos ^^

    • Hola Victoria,

      A todos nos pasa eso. Lo mejor es distraerte en algo muy diferente. Hay una realidad con las dietas, cuesta mucho empezar… es decir, empezar el lunes no. Pero no caer el martes sí. Cuando sientas el impulso incontrolable de comer algo que no deberías (y que seguramente es más por ansiedad o aburrimiento que por hambre), cambia completamente lo que estés haciendo. Sal de casa, ponte a hacer otra cosa, vete de compras… Cuando consigues veces 2-3 veces esa tentación, y sobre todo, cuando ves que la báscula responde a ese esfuerzo, es mucho más fácil querer, y poder, continuar!
      Un beso y ánimo

  • Gracias por compartir tan valiosa información. Supe de ustedes por Instagram y quedé enamorada de sus recetas que, por cierto, ya algunas las he puesto en practica. Soy de Venezuela y he decidido cambiar mis hábitos alimenticios y ustedes son gran inspiración. Un millón de gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *