Perdiendo complejos… ¡ganando felicidad!

Hace unos días estuvimos en la la primera ‘Oficina de Complejos Perdidos’ de España, oficina abierta por Consum con motivo de su 40 Aniversario. Una iniciativa con la que se pretende ayudar a las personas a quitarse los complejos para que ganen en seguridad y felicidad.

image9

22706847825_d9c122f3c9_o

Todos tenemos algún complejo físico o de personalidad, y a veces, es necesario hablar y reírnos de ellos para superarlos. En la “oficina de complejos perdidos” pudimos disfrutar de un montón de actividades con las que aprendimos, nos divertimos y nos lo pasamos genial.

image8

image6     2015_10_28 WEB ( Fotos Eva Mañez) acción Consum en Renfe 40 años sin complejos

Risoterapia con técnicas de cosquillas, talleres de grafología inversa para descubrir, a través de la escritura, los complejos y cómo superarlos. Mónólogos y consejos nutricionales que utilizan las manos como medidoras de cantidades saludables.

image4

image1

2015_10_28 WEB ( Fotos Eva Mañez) acción Consum en Renfe 40 años sin complejos

Lo cierto es que con lo años vas perdiendo complejos, y sobre todo, vas perdiendo la vergüenza. Creemos firmemente que la gente “sin vergüenza” (que no “sinvergüenza”) se divierte muchísimo más y disfruta más plenamente de la vida. A más haces cosas raras en público, menos te avergüenzas de ello. Por ejemplo nosotras, que somos unas Foodies* en potencia, al principio nos daba cosa hacerle fotos a la comida en ciertos sitios… ¿ahora? si es necesario pedimos permiso para subirnos a la silla, o llevamos el plato por el restaurante en busca de una buena luz… Sí, sabemos que suena a majaretas perdidas, pero ¿y lo bien que nos lo pasamos? 😛

Consum ha puesto en marcha otra campaña en toda su red de supermercados en España en la que anima a la gente a compartir sus complejos perdidos enviando una foto o vídeo a la Web www.40añosconsum, podéis ganar una vespa cada día, así que ¡no dejéis de participar!

*Foodie:es un término inglés informal para una clase particular de aficionados a la comida y a la bebida. La palabra fue creada en 1984 por Paul Levy, Ann Barr y Mat Sloan para su libro The Official Foodie Handbook (El manual oficial para los foodies). En castellano, una posible traducción sería “cocinillas”.

En las redes sociales se asocia a aquella persona, con estos intereses, que no puede dejar de fotografiar la comida antes de comerla.

¿Foodies por aquí?

 

 



1 Comentario sobre on “Perdiendo complejos… ¡ganando felicidad!”

  • buenas tardes
    tuve el placer de acudir a vuestro taller de cocina que hicisteis en BCN, perdonar si ya habeis comentado pero no ando mucho por instagram
    solo saber volvereis por aqui?? ya sea firmar el libro u otro curso? 🙂
    gracias chicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *