Guisado de pollo y brócoli

Ay!!!! Ya se va notando el fresquito, verdad? A 28 de Noviembre para que está llegando el invierno. Por eso, después de una mañana de gestiones varias y acordándome de la chaqueta que había olvidado en casa, he decidido prepararme un plato calentito.
Un guisado rápido, fácil, sin ninguna complicación, de verdad. Con alimentos sencillos, y sin una gota de aceite.

Ingredientes para 2 raciones
2 tomates maduros
3 dientes de ajo
1 cabeza de brócoli 
2 zanahorias
1 cebolla grande/2 pequeñas
2 pechugas de pollo enteras
Almendra molida (opcional)
Especias (ajo y cebolla en polvo, pimienta negra)
Sal
1. Rallar los tomates, y picar los ajos en trozos pequeños.
Trocear la cebolla
2. Calentar el tomate y ajos en una cazuela, y echar la cebolla a trocitos. Removemos y dejamos que se cocine un poquito.
3. Troceamos las pechugas en trozos grandes, y añadimos a la olla y doramos durante unos minutos removiendo de vez en cuando.
4. Mientras pelamos y troceamos las zanahorias y el brocoli (podemos separar los “arbolitos” para que queden enteros).
Añadimos el brócoli a la olla.
5. Condimentamos con ajo, cebolla en polvo, pimienta y sal. También me gusta echarle una cucharada de almendra molida (opcional).
Removemos todo. Añadimos un poquito de pimentón colorado o de la Vera, damos un par de vueltas rápidas y añadimos 2 vasos de agua.
6. Subimos el fuego, llevamos a ebullición y después bajamos el fuego y tapamos hasta que el brócoli esté blandito, removiendo puntualmente. Servir.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *