Asia Gardens: un paraíso tailandés aquí al lado

Hace un par de semanas, pudimos disfrutar de un maravilloso fin de semana asiático, y no, no hace falta viajar hasta Asia para disfrutar de un entorno típicamente Tailandés, pues ahora lo tenemos prácticamente al lado de casa, como quien dice. Estuvimos en el magnífico Hotel Asia Gardens, este hotel de 5 estrellas está situado en la zona norte de Benidorm, pegado a Terra Mítica y en el límite del municipio de la Cala-Finestrat. 

A 150 metros sobre el nivel del mar ofreciendo fantásticas vistas sobre la Costa Blanca. Desde muchos puntos de este resort de lujo puede verse una espectacular vista de Finestrat, Benidorm, Altea, e incluso Calpe y la bahía de San Juan de Alicante.

No podíamos guardarnos para nosotras solas nuestra estancia, y por eso queríamos compartir esta experiencia única con vosotros. Queremos aprovechar para agradecer la invitación por parte del hotel, pues ha sido sin duda el mejor hotel en el que hemos estado alojadas nunca. El ambiente del hotel hace que te olvides de todo, a modo de retiro espiritual, la sensación de paz que se respira al llegar allí es indescriptible.

Y buena falta que nos hacía! Con motivo de la presentación de nuestro libro “No hagas dieta nunca más”, Ani se vino a Valencia unos días desde su actual ciudad de residencia, Baku (Azerbaiján). Tras un viaje de más de 10 horas, y directas desde el aeropuerto, nos encaminamos hacia Alicante, derechitas al hotel. Y no podría haber un lugar mejor para relajarse. Llegamos y era casi ya de noche.

La entrada al parking del hotel ya hacía presagiar que la experiencia iba a ser interesante. Sólo se puede acceder si tienes reserva en el hotel, un empleado te saluda al estilo tailandés y se encarga de aparcarte el coche a cubierto.

El hall es precioso, la música y el olor embriagan, y te reciben con té mientras hacen el check-in y otro empleado te lleva las maletas a la habitación… una pasada! Os aseguramos que no habríamos tenido problema en quedarnos allí a vivir para siempre jajaja. Otra de las cosas que nos sorprendió, fue que nos entregaran un mapa del hotel y sus instalaciones, y con razón! aquello es enorme, cantidad de jardines, piscinas, restaurantes y zonas para relajarse.

Imaginaos cómo es de grande, que la superficie de césped del hotel es de más de 10.000 m² (regados con agua reciclada, por cierto), con más de 100.000 árboles de todo tipo, palmeras, bambú. Hay unas piscinas increíbles, las llamadas “infinity pool”, y suerte que muchas de ellas climatizadas, a una temperatura media de 29ºC, y pudimos disfrutar de algún que otro baño estando casi casi en Noviembre. Nos gustó especialmente una piscina llamada “caras de Ankor”, que recrea las caras del templo Bayón en Angkor, Camboya.

Bueno, llegamos a la habitación (donde previamente nos habían dejado las maletas) y nos encontramos una cama enorme de 2x2m por lo menos, y una nota del hotel junto a unas frutas y chocolates dándonos la bienvenida. Había una zona con sofá y escritorio, que nos vino de perlas para preparar la semana de trabajo, y todo el tema de la promoción del libro. También teníamos de una con terraza con vistas al mar y al exótico jardín, con sus lagos, cascadas y piscinas. Contaba con minibar, TV de plasma, wifi gratis (importante!) y reproductor DVD.

IMG_2080thumb_IMG_2093_1024thumb_IMG_2096_1024

El baño nos encantó, con ducha y bañera por separado, dos lavavos, y unas puertas corredizas que se abrían y permitían conectar directamente con la cama y la TV, por lo que podías darte un relajante baño mientras veías una peli.

Hay que destacar la atención del personal del hotel, muy pendientes de cada detalle, incluso recibimos alguna llamada a la habitación por parte de la recepción, para comprobar si estaba todo correcto o necesitábamos algo. Parecía que controlaran cada salida o entrada a la habitación. Uno de los días,  salimos a darnos un paseo y un baño en una de las piscinas climatizadas para adultos. Cuando regresamos a la habitación ya era de noche, y nos encontramos la cama abierta por los extremos y con un bomboncito en cada lado. En definitiva, detalles que te hacían sentir muy especial y aumentaban nuestras ganas de quedarnos allí a vivir 😉

image8

Además de relajantes paseos, y baños nocturnos, en el hotel también se podía disfrutar de distintas actividades gratuitas, como Yoga, Taichi, Chi Kung,  meditación, showcooking de cocina Asiática, Té de media tarde, o demo Cocktail. Lástima que no tuviéramos más tiempo para poder probarlos todos.

thumb_IMG_2140_1024

thumb_IMG_2128_1024

El hotel cuenta con varios restaurante, pero nosotras nos decantamos por el restaurante tailandés Koh Samui. Como buenas amantes de la comida exótica, y ya que estábamos inmersas en este entorno tan asíatico no podíamos dejar de probar la auténtica comida tailandesa. Destacar la decoración y el ambiente del local.

Como siempre hacemos las sisters, nos gusta compartir todos los platos, pues nos gusta probarlo todo… no sea que descubras que el plato de la otra está mejor que el tuyo, y entonces ya te han dado la cena jajaja ¿Os pasa igual a vosotros?

Pedimos unas brochetas de pollo y cordero con salsa de cacahuete picante, otro plato de pollo con salsa leche de leche de coco y cacahuete, guarnición de verduras y un salteado de ternera marinada con soja. De postre unas frutas exóticas con helado de mango. Estuvo todo buenísimo, y la verdad es que podemos decir que fue bastante saludable.

thumb_IMG_5285_1024

Al día siguiente desayunamos en el buffet con unas inmejorables vistas, podéis comprobarlo. El buffet es muy completo, con muchísimas opciones saludables. Porridges de avena sabores, pan integrales, fruta cortada, agua saborizada con fruta, leches vegetales, tortillas, ensaladas…y también muchas opciones menos “fit”…ya sabéis, en los hoteles tiene que haber variedad, pues es en el único sitio en el que todo el mundo se despierta siempre con hambre jajaja.

thumb_IMG_5307_1024

Paseando por los jardines, nos encontramos con una zona kids friendly, que a Ani le fascinó, pues esta vez íbamos sin niños, pero para los papis hay que reconocer que es un punto a favor poder contar con una zona en la que dejar a los peques un ratito al día, les organizan actividades y los entretienen. Por algo se llevaron el premio al mejor Hotel de Europa y del Mediterráneo para Familias este año.

También aprovechamos para ir al gimnasio. Es un espacio pequeñito, pero suficiente para nosotras, ya que estaba completamente vacío. Además hay máquinas de Kinesis, con las que puedes hacer absolutamente de todo. Los ventanales daban a una terraza desde la que se veía uno de los jardines. Hacer cardio con vistas a “Tailandia” es mucho más mejor! 😛
La zona del SPA está separada e incluye una curiosa piscina climatizada con zona interior y exterior.

image2

thumb_IMG_5340_1024

thumb_IMG_5339_1024

image1

thumb_IMG_5369_1024

image1

En resumen, un fin de semana en el paraíso, ha sido  una experiencia inolvidable, excelentes instalaciones, exquisita gastronomía y atención inmejorable. Es sin duda, un lugar para perderse, una visita obligatoria, al menos, una vez en la vida. Esperamos volver algún día con más tiempo y  mejor clima para aprovechar mejor todo el complejo.

Gracias a Asia Gardens por la maravillosa estancia.

Si pincháis aquí, podeis ver un tour virtual que os enamorará.

………………………………………………………….

Hotel Asia Gardens
Dirección: Avenida Eduardo Zaplana, s/n – Rotonda del Fuego – 03502 Benidorm – Alicante
Teléfono: 966 81 84 00



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *